Uno de los rincones más mágicos del mundo: el Pirineo de Huesca y Ordesa

Cuando oímos Pirineo u Ordesa a todos nos vienen a la mente montañas majestuosas o ríos enaltecidos, pensamos en deporte de aventura o pueblecitos pintorescos, en tradiciones ancestrales o historias frente a las brasas…y sí, todo esto es el Pirineo de Huesca, todo esto y muchiiisimo más.

Desde Casas Pirineo os invitamos a descubrirlo.

Montañas y Valles

Desde siempre amadas por los habitantes del Sobrarbe, las montañas de nuestra zona han sido “descubiertas” por medio de reconocimientos como el Parque Nacional de Ordesa, los Parques Naturales de Posets-Maladeta o Sierra de Guara, el Geoparque del Sobrarbe, Patrimonio de la Humanidad…un sinfín de títulos que vienen a cerciorar lo que todos nosotros sabíamos, ¡esto es una auténtica pasada!

  • El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido
    • Declarado en 1918 Parque Nacional, el segundo de España, el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido se divide en los Valles de Ordesa, Cañón de Añisclo, Valle de Pineta y Gargantas de Escuaín, cuatro sectores del parque con miles de excursiones y lugares por descubrir.
  • El Parque Natural de Posets-Maladeta
    • Al Parque Natural de Posets-Maladeta accederemos desde Gerbe por el Valle de Gistain, lugar ideal para realizar una excursión y sentir la tranquilidad y paz que transmite la naturaleza. Es el segundo espacio protegido más grande de Aragón, siendo una gran representación de los ecosistemas de alta montaña ya que albergan la mayor concentración de cimas por encima de los 3.000 metros.
  • El Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara
    • A escasos kilómetros de Casas Pirineo se encuentra el Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara, un paraje de grandes contrastes:estrechos barrancos y foces, cumbres nevadas en invierno, recónditas surgencias de aguas cristalinas, construcciones megalíticas o eremitorios rupestres.
  • Pirineo de Huesca
    • No solo de títulos viven las montañas….cualquier lugar de esta magnífica zona en la que se encuentra Casas Pirineo tiene una gran riqueza paisajista e intentaremos desde aquí ayudaros en lo posible para descubrirlos.

Pueblos de raíces

Tierra de montañas por excelencia, bien sea en la ladera, al pie de la montaña o en medio del valle, la vida se ha ido abriendo paso durante siglos en el Pirineo. Si importante es la naturaleza que nos rodea, más importante para conocer el Pirineo es, precisamente, conocer a sus gentes. Mención a parte merecen todos los pueblos abandonados, sus piedras caídas nos cuentan la historia de lo que antes fue.

  • Ainsa
    • La Villa de Ainsa es la joya de la corona, declarada Monumento Nacional y uno de los Pueblos más Bonitos de España su plaza mayor es de película. De visita obligada, Casas Pirineo se encuentra a tan sólo 4 minutos en coche de ella.
  • Boltaña
    • La villa de Boltaña, la capital del río Ara, tiene un casco histórico muy interesante situado al pie de un castillo del siglo XI en lo alto de una colina. Tiene gran importancia al ser la capital comarcal administrativa y en su iglesia parroquial, excelente obra del sigo XVI, se guarda la sillería del coro del monasterio de San Victorian.
  • Bielsa
    • Destacan en la villa de Bielsa, en la confluencia de los ríos Cinca y Barrosa, la iglesia del siglo XV, la fachada renacentista del ayuntamiento, y casa “Larraga” que, como el Consistorio, se asienta sobre pórtico con soportales. Su construcción típica de alta montaña, casas con muros de piedra, tejados de losetas de pizarra roja y en las chimeneas el “espantabrujas”, nos hace sentirnos en un medio de un cuento de hadas.
  • El Valle de Chistau
    • Uno de los valles más vírgenes del Pirineo aragonés, los pueblos de Saravillo, Plan, San Juan de Plan o Gistaín son un claro ejemplo de la vida entre montañas. De arquitectura altoaragonesa, los tejados buscan el infinito luchando así contra las nevadas. Muy recomendable la visita.
  • Tella
    • Un pueblo en lo alto de la montaña. Interesante visita la de Tella, una ruta circular cómoda por tres ermitas, brujas y gigantes en sus historias o un dolmen por el camino son uno de sus encantos. Gran opción para pasar un día diferente.

Deporte y cultura

Zona muy rica culturalmente ya que los pueblos de montaña permanecen arraigados a su historia manteniendo esas tradiciones que generación tras generación han ido pasando de bocas a oídos, de abuelos a nietos.

Nuestra naturaleza permite disfrutar de la práctica de infinidad de deportes que cobran doble sentido al ser practicados en este marco inigualable;  trekking, deportes de agua, ascensiones, escalada, vías ferratas….y mucha, mucha bicicleta.

Gastronomía

Descubre la maravillosa gastronomía local. La carne ha sido y es el centro de nuestra gastronomía y el cordero es el rey, así que comer cordero (a poder ser a la brasa) es una obligación en el Sobrarbe. Muchos de los restaurantes de la zona ofrecen carne a la brasa, una buena forma de probarlo; además contamos con numerosos restaurantes de calidad en los que disfrutar de una genial cena. No hay que perderse las chiretas, producto tradicional a base de cordero famoso en nuestra comarca. ¡Ah! Y no olvidéis hacer una barbacoa, una gran forma de pasarlo bien mientras probáis nuestros excelentes productos.